Edificio 21

imagenes

Memoria


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Falsas Dicotomia​s

   La disciplina a estado en la disputa de preguntas Constantemente en tension y contraposición frente al tema de la extension y la densificación de la ciudad,  Marcial Echenique, Profesor Emérito Universidad de Cambridge Cambridge, Inglaterra, ( Revista ARQ 93,P 142-144 ,U C CHILE,2016 )  dice   "¿debe extenderse o comprimirse el suelo urbano? ¿Quién asume los costos y quién recibe las ganancias? ¿Contribuye esa respuesta a la igualdad entre los habitantes de la ciudad? .

Las respuestas aquí presentadas evidencian que la noción de ‘suelo urbano’ es un territorio en disputa donde el punto de vista si importa pues tiene, literalmente, consecuencias de escala urbana.

En una película, al actor británico Dirk Bogarde le preguntaban cuál de las dos langostas prefería que le sirvieran para el almuerzo. Después de pensarlo, este respondió: «ambas». Lo mismo debemos decir cuando se nos presentan las alternativas de ciudad densa o extensa. La respuesta obvia es ambas, ya que no son exclusivas.

 

Algunos (la minoría) preferirán vivir en viviendas en altura –ojalá con buena vista– cerca de los nudos de alta accesibilidad, tal como estaciones de metro o de tren suburbano, mencionando la sensación de seguridad y que no necesitan cuidar del jardín. Otros (la mayoría) preferirán vivir en más espacio con un patio o jardín donde los niños puedan jugar y tener lugares para comer al aire libre con amigos.

 

La ciudad debe permitir la libre elección de estilos de vida y no forzar a las personas a conformar una sola forma de vivir.

  Es ahí, En un lote inicialmente descartado según la lógica del modelo inmobiliario, definido como poco atractivo, con posibilidades de rentabilidad y comercialización reducidas. Definido por esa primera mirada que innumerables veces define donde se producirán los crecimientos y densificaciones de la ciudad, es  que había que concretar un desarrollo habitacional, y se toma la decisión de infiltrar una nueva mirada entre la rigidez del mercado inmobiliario, su exigente demanda  por el éxito económico y su contexto inicialmente definido como restrictivo. Si bien  estas condiciones informan el encargo,  no lo gestan

 

Memoria

El lote de un emplazamiento encastrado en un trozo de ciudad consolidado urbanamente y una geografía compleja, se caracteriza por su gran longitud, estrechez constante, pendiente pronunciada, deslindes de cantidad y distancia variables, una normativa compleja, de rasantes muy próximas, baja densidad y alta constructibilidad.


Descartando la fórmula de repetición como único medio para el éxito económico de la lógica inmobiliaria, se propone una respuesta aparentemente inusual. dentro de este campo. Agrupaciones de tipologías variadas, distintas para cada nivel, que no posicionan la obra en un grupo o segmento específico de la población o consumidores, sino que ante diversos grupos socio familiares, abriendo y diversificando posibilidades comerciales y sociales.

de esta forma, se busca encontrar un balance entre hacer negocios y hacer ciudad, es decir un nuevo dialogo entre las demandas del mercado inmobiliario, las complejidades urbanas  y territoriales del espacio colectivo, que mantenga ambos objetivos a la misma altura, pero sin sacrificios.

En evidencia de esto  el proyecto extiende el nivel existente del espacio público hacia el interior de la manzana,  pasando de lo público a lo privado suspendiéndose sobre la topografía, infiltrando el paso de los nuevos habitantes aproximada y difusamente con los existentes, anteponiéndose a desafíos contextuales y dialogando entre los intereses  privados y los públicos, con estrategia pero sin alboroto.

El recorrido calle-vivienda comienza con un acceso modesto conexo con su entorno, formal y materialmente,  mantiene la continuidad y altura de su nivel caminable a medida que el terreno desciende y en el que los espacios comunes aparecen como panoramas inferiores al extendido y suspendido nivel de acceso, mientras los vehículos llegan directamente al nivel -3, manteniéndose fuera del trayecto peatonal.

 

El destino final de cada residente, es lo que avala que todos los recorridos sean distintos uno del otro, pues en sus 6 niveles el edificio presenta tipologías distintas.

Bajo las rigidas reglas del negocio inmobiliario, era exigido buscar la mayor cantidad de metros cuadra- dos utiles vendibles, la menor cantidad de metros cuadrados construidos no vendibles, el menor costo asociado a la obra y una normativa que permitia pocas unidades pero gran cantidad

metros cuadrados totales posibles de construir, es que se asume compromiso de abrir nuevas mira- das, o nuevos mercdados, un espacio colectivo difuso, pero pragmatico

Recurriendo a toda posibilidad normativa disponible, traspasando rasantes a través del cálculo de sombras, y evitando el uso de un ascensor, es el acceso planteado en el corazón del edificio en su nivel 3 el que lo permite, proponiendo 5 niveles caminables más un último dúplex, dos hacia arriba, dos hacia abajo, logrando 21 unidades.
Presentándose detrás de una sucesión de elementos de madera repetitivamente aleatorios pero simples, permiten  miradas curiosas  al exterior y el crecimiento de vegetación vertical ante la ausencia de áreas verdes por la restringida naturaleza del lote, complementando el juego de sombras que se despliega en las fachadas, se crean patrones de llenos y vacíos que imitan el ritmo de sus pequeñas ventanas, estos reaparecen en el recorrido cotidiano al acceder, las escaleras interiores, o  áreas comunes del edificio.

La madera, con sus formatos simples, económicos, industriales y repetitivos,  es elegida para que a través del uso y elección de una solo modelo de pieza y sección, y  la realización de una sola modulación de corte,  esta es ordenada de tal forma que se presenta y se ausenta repetidas veces pero de manera aleatoria.

Estando presente principalmente en los espacios colectivos y cotidianos de la obra, de la misma manera que se da en ellos la vida cotidiana de quienes viven ahí, tal como dice Humberto Gianinni l la vida cotidiana es eso que pasa cuando no pasa nada, pero la diferencia entre vida cotidiana y rutina, es como esta pasa,  es ahí, que estas decisiones tiene un cierto eco con estos pasos cotidianos,  siempre los mismo ,pero nunca igual.

La madera, noble, economía y baja huella de carbono, es elegida para lograr estas decisiones.

Bibliografi

Echenique, M., Schlack, E., Castillo, M. J., & Gray, S. (2016). Debate. ARQ (Santiago), (93), 142-145.