¿Arquitectura y con-texto

o

 Arquitectura sin- texto?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1.-

Soy una caja, Nicolás Valenzuela, arquitecto PUC,  revista cientodiez, la caja o el blob. 

2.-

El gato y la caja, como forma            arquitectónica y como contenedora del gato, ambos están vivos y muertos a la vez,, Schrödinger.

Arquitectura y con-texto o arquitectura sin-texto

La forma arquitectónica v/s la forma narrativa

 

Palabras clave:  Arquitectura chilena, contexto, textos, formas, narrativa, cajas.

 

La arquitectura chilena de los 90 ampliamente difundida y premiada hasta el día de hoy ocupa los podios y reconocimientos más importantes de todo el mundo. A casi 30 años de que “En la playa de Tongoy en el norte de Chile apareció un paralelepípedo de madera, blanco, preciso y hermético” (Mondragón, 2017, p.18). La afamada casa Klotz, fuera manifiesto inicial de la indómita “arquitectura contemporánea chilena”.

Esta estaba hecha en un país lejano al mundo, casi desconectado territorial y comunicacionalmente, que recién salía de la dictadura y se abría al libre mercado, en una economía que comenzaba a dar sus frutos, ese era su contexto global que le dio forma.

 

En una naturaleza exuberante, indómita e inexplorada, piezas de arquitectura puras, fantásticas, de afiladas formas únicas y simples, labradas en materiales locales, casi artesanales, expresados sugerentemente, maravillándonos tanto que, solo con eso, nos decían todo lo que necesitábamos saber de ellas.

Esta fue Advertida principalmente por medio de la fotografía y la revista como objeto de deseo, hoy en la era digital, ya más desvanecida y despojada de la maravillosa “mirada romántica que tradicionalmente el hemisferio norte ha tenido del remoto Chile, y el apetito voraz por “el volumen en medio de la naturaleza”, de muchas de las paginas internacionales sobre Chile” (Palma. 2006,).

 

Sin buscar responder preguntas repetidas como, ¿Cuál era el contexto de esta arquitectura?, ¿cual fue el hilo conductor de esta arquitectura que la elevo de manera tan afamada?, ¿existía un manifiesto?, o era solo un intuitivo acuerdo tácito entre sus autores?

Se precisa indagar en una realidad poco explorada de estas obras; Los textos y palabras de cómo estas se describían a sí mismas, inicialmente estos nos deja entrever que no solo compartían una “forma” arquitectónica que no salía del “acuerdo disciplinar tácito, de “las cajas “ (Mondragón, 2017, p.19), además compartían una “forma narrativa” la cual constantemente las auto describía como; de presupuestos acotados,  altas restricciones, desoladas en la basta inmensidad, pero con una pragmática y potente capacidad para crear estrechas relaciones con lo que las rodeaba, y entre sus usuarios.

 

Si bien Mondragón define esta arquitectura como un manifiesto en su libro “discurso de arquitectura chilena contemporánea, la forma narrativa de esta ¿era “un texto de arquitectura”, era “un manifiesto”? ¿era un cuerpo disciplinar arquitectónico?

Una arquitectura tan vinculada a su contexto geográfico, ¿era una arquitectura en contexto y

con-texto?, o ¿eran “las cajas” simples recipientes vacíos, la mayor parte del tiempo no estival, sin vínculo con el contexto o sin-texto disciplinar? Acaso estas formas, materiales y sensuales paisajes (todos espectaculares sin lugar a duda), ¿el único texto (de estudio y critica) que nos entregaron?

Excavando, en una suerte de arqueología, en los textos de estas obras, que las materializa y pone en contexto disciplinar de la crítica arquitectónica; se busca ponerlas a prueba y saber si; de la materia que están hecha (más allá de la forma tectónica, la forma material de sus átomos y la geográfica de sus emplazamientos) hay un con-texto o texto arquitectónico, un cuerpo arquitectónico de materia de información disciplinar al cual poner atención.

 

Los discursos, en la proposición de Michel Foucault, consisten en una serie de enunciados o planteamientos que comunican una cierta idea y que definen todo lo que puede ser dicho sobre un tema a partir de la conformación de una forma particular de entender la realidad. En el caso de la arquitectura, los textos o “formas narrativas” podrían ocuparse de definir supuestos sobre el deber ser de la disciplina y conformar criterios de valoración de la producción arquitectónica, como las obras. Bajo el argumento de que siempre existirán discursos a partir de los cuales se proponga justificar la arquitectura, realizar una revisión de la práctica arquitectónica contemporánea centrada en las intenciones, anhelos o recurrencias de los arquitectos antes que en las obras mismas parece ser, no solo una labor pertinente, sino una tarea postergada por la disciplina; especialmente en el caso de Chile, pues, a pesar de que los arquitectos somos conscientes de las implicaciones que tiene la utilización de “los textos”, no los hemos asumido como campo de producción de conocimiento.

Pero lo realmente relevante está en la coincidencia o “acuerdo tácito” del que ya habíamos identificado de la “forma narrativa” que usaron sus autores, en un mundo globalizado, parece más importante conformar un diálogo con la producción arquitectónica de todo el mundo, y para que esto se pueda lograr se deben usar “códigos” afines que permitan la comunicación, como pueden ser estilos, materiales, formas, e inclusive estrategias narrativas más escuetas por así decirlo, pero a la vez mas universales. Esto propiciaría entonces que los arquitectos chilenos tengan la posibilidad –y así lo han hecho– de proyectar no solo en otros países de la región, sino en Europa o Norteamérica.

 

Por lo tanto, podemos concluir, que su contexto, no era tener un texto que desmenuzaba la obra para el deleite de la audiencia local, sino poner en contexto “lo local” a una audiencia internacional y globalizada, desde ese punto de vista, claro que las obras eran, son y serán, simples, económicas y de altas restricciones, casi labradas artesanalmente para la realidad del primer mundo, pues su texto buscaba entrar en sintonía, poner en contexto y ponerse en escena con esta audiencia mundial con los cuales se querían comunicar sus autores. Más que texto que comunicara un discurso, este texto era un medio para poner en contexto una realidad particular a esa “audiencia clara” a la cual querían llegar sus autores, y así lo hicieron.

 

Bibliografía consultada

  • Alonso, P., Bonomo, U., Cortés, M., & Mondragón, H. (2017). El discurso de la arquitectura contemporánea chilena. Cuatro debates fundamentales. rita_revista indexada de textos académicos, (7), 54-59.

  • PALMA, Cristóbal. Chile: Truly, madly, deeply. ARQ (Santiago), 2006, no 64, p. 32-35.

  • ACEVES, Oscar. ¿Qué se dice de las obras de arquitectura reciente en Latinoamérica? Análisis de discursos en publicaciones regionales entre 2000 y 2015. Tesis para optar al grado de Magíster en Arquitectura. Chile: Pontificia Universidad Católica de Chile, 2015.

  • Juan Pablo Corvalán, ¿Cuál arquitectura chilena?”, CA 143 (2011): 69-73.

  • FORTY, Adrian. “Introduction”. Words and Buildings. A Vocabulary of Modern Architecture. Nueva York: Thames & Hudson Inc., 2000.

  • FOUCAULT, Michel. “El Orden del Discurso”. El Orden del Discurso. Buenos Aires: Tusquets Editores, 1992.

  • MARCHANT, Mario. “Notas sobre la arquitectura chilena contemporánea”, CA, n° 143, 2011.

  • PÉREZ OYARZÚN, Fernando. 24 obras de los 90 en Latinoamérica. 1er Premio Mies Van Der Rohe de Arquitectura Latinoamericana. Barcelona: Fundación Mies Van Der Rohe, 1999.

  • PLAUT, Jeannette. “Pulso: Latido Arquitectónico”. Pulso: Nueva Arquitectura en Chile. Santiago de Chile: Constructo, 2009.

  • WIGLEY, Mark. “Typographic Intelligence”. Un Studio - Unfold. Amsterdam: NAI Publishers, 2002.

  • WILLIAMS GOLDHAGEN, Sarah. “Something to talk about. Modernism, Discourse, Style”. Journal of the Society of Architectural Historians, n° 64, 2005.

  • Crysler, C. G. (2003). Writing spaces: discourses of architecture, urbanism and the built environment, 1960–2000. Routledge.

  • MONDRAGÓN, H. (2010). El discurso de la arquitectura moderna: Chile 1930-1950. Una construcción desde las publicaciones periódicas. Santiago, Pontificia Universidad Católica de Chile, tesis para optar al título de doctor en Arquitectura y Estudios Urbanos.